Seguidores

domingo, 28 de febrero de 2016

Yo acuso, tu acosas

“María pagaba dinero a sus compañeros de clase para evitar que le pegasen. Cuando terminó sus ahorros, empezó a pedir dinero a sus abuelos. Si algún día no podía conseguir la cantidad que le habían pedido, le volvían a pegar. Y si le quedaba alguna marca, contaba que se había caído en clase de gimnasia. Cuando sus padres descubrieron que su hija estaba siendo acosada ya había entregado 400 euros”. Debemos de dar por sentado que ni los padres, ni los profesores sospechaban nada y que sus compañeros miraban hacia otra parte.
Sale así a la luz el enésimo caso de acoso en el colegio. Las autoridades creen que los problemas se arreglan aprobando leyes pero la realidad es muy tozuda y nos dice que por cada caso que sale a la luz, normalmente cuando ya lleva ocurriendo mucho tiempo, hay otros que permanecen ocultos. Si preguntamos a los responsables de los centros, la respuesta siempre es la misma: en nuestro colegio “eso” no pasa. Lo mismo ocurre con los padres: “a mi hijo no le ocurre nada parecido” o “mi hijo no es un acosador”.
El Estudio Cisneros X http://www.fapacne.com/publicaciones/acoso-escolar/acoso-escolar.pdf el más completos de los realizados en España sobre acoso escolar es muy claro: uno de cada cuatro alumnos ha sufrido en mayor o menos medida los comportamientos siguientes: llamarles por motes, no hablarle, reírse de él cuando se equivoca, insultarle, acusarle en falso, contar mentiras sobre él, meterse con su aspecto físico, no dejarle jugar con el grupo, gestos de burla o desprecio, gritarle o chillarle, criticar todo lo que hace, imitarle para burlarse, y así hasta veinticinco comportamientos que se pueden incluir en el acoso escolar.
El estudio incide en que de la misma manera que la violencia física deja marcas y se suele visualizar, la violencia psicológica no deja huellas pero sí daños invisibles: ansiedad, estrés postraumático o falta de autoestima. Los profesores suelen afirmar que ellos garantizan que estos comportamientos no se producen en su presencia y que les es difícil supervisar lo que ocurre en los intercambios de clase, en los aseos, en las actividades extraescolares o en el patio de recreo.
Para Aula Planeta http://aulaplaneta.com/2016/01/29/recursos-tic/como-detectar-y-combatir-el-acoso-escolar-en-el-aula/index.html es muy importante estar atento a las señales, a los cambios de comportamiento en clase y ante la denuncia de algún alumno no hay que quitarle importancia, hay que hacerle ver que vamos a implicarnos para evitar que le vuelva a suceder lo que nos cuenta. Hay que actuar con rapidez y contundencia, sin careos que pongan en el mismo nivel a la víctima y a los acosadores e implicando a las familias de ambos. La familia del acosador no quiere creer que su hijo sea capaz de tales comportamientos, por ello es necesario que tengan información de las medidas a tomar y establecer comunicación fluida de la evolución del chico. A la familia de la víctima hay que tranquilizarla y apoyar a los padres y darles pautas de cómo tratar el tema en casa y el posible apoyo, si fuera necesario, de ayudas profesionales y psicológicas. También hay que comentarlo en clase e incluso establecer un equipo de protección del alumno acosado integrado por sus propios compañeros que deben de estar vigilantes para evitar el acoso, denunciarlo si llega a suceder y proteger a la víctima de la acoso escolar.
No podemos trivializar la violencia o el acoso escolar con frases como la pronunciada por la presidenta de una asociación de padres: “Esas cosas, los motes, los insultos, las burlas, siempre han existido...”.

86 comentarios:

  1. A ver, es cierto que siempre estaba el gordito de clase, o a la que le quitaban el almuerzo, etc. La crueldad infantil existe y todos hemos hecho maldades de niños. Ahora bien, eso no quiere decir que no haya que tomar medidas y educar a los niños en el respeto para que esto no pase.
    De todos modos, yo tengo la impresión de que hoy día es todo más brutal. Yo no recuerdo que hubiera niños que llegaran al suicidio, ni que se chantajeara a nadie por dinero, etc. Lo que percibo en lo que está pasando no es la crueldad infantil de siempre, es simplemente maldad. Hay que hacer algo y ya, desde luego.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Celia Segui; gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho tu entrada. Es un tema muy serio y todos los adultos, tanto padres como profesores debemos estar atentos para impedir que estas cosas ocurran.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kiara: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  3. Es muy triste la situación.
    Los niños copian de los mayores. Es muy importante estar atentos con ellos y que nos tengan confianza para contarlo todo. También con el ejemplo podemos ayudarles. Evitemos las críticas en el ámbito familiar injustas o simplemente un comentario, puede influirle( son esponjas que todo lo absorven) Si tienen un buen referente, es mucho más fácil que sean personas correctas con sus semejantes.
    Muchas gracias por compartir.
    Te deseo un bonito día.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Entre pinceles y crochet: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  4. desde infantil cuento mi experiencia. Los niños-as se ríen cuando otro se equivoca al hablar o hacer algo. El trabajo de concienciar para que eso no ocurra me cuesta horas y horas. Mi perplejidad consiste en que al año siguiente, con los mismos niños-as, la conducta vuelve a ser la misma. (Pero si ya lo hemos tratado y lo han entendido y no se producía... ¿qué ha pasado?).

    Cada año debo insistir una y otra vez hasta erradicarlo, pero me lo vuelvo a encontrar.
    El mismo viernes unos padres me dijeron que un chaval cuando iba con su padre se rió, en la calle, en la puerta del colegio, de otro que no sabía inflar un globo. En el aula no lo hacen, ¿por qué en la calle se les permite?

    A lo mejor no estamos haciendo como padres-madres o profesores, todos estamos en el ajo, lo suficiente.

    El acoso, mejor dicho, LA FALTA DE RESPETO A LOS DEMÁS, es un problema muy grave hoy en día, pero realmente ¿sabemos evitarlo? porque nuestra conducta habitual lo desdice (chillar en los semáforos, contestar con malas palabras, insultar al primer enfado, no venir a las citas programadas con profesores sin avisar antes, exigir sin dar...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con Blanca, es cierto los niños necesitan ver y vivir lo mismo, debe ser coherente lo que viven con lo qeu se le pide, y haber una continuidad del colegio y la familia, sociedad... Un saludo.

      Eliminar
    2. Hola Blanca y Rocío: gracias por vuestra visita y por el comentario. Coincido con vuestro planteamiento. Es un trabajo de todos. Seguimos en contacto

      Eliminar
  5. supongo que también habrá que buscar la raíz de ese problema en el tipo de educación que reciben los niños que practican el acoso: los valores que les enseñan sus padres, las cosas que les permiten ver en la televisión... el chantaje con dinero por medio, a un niño no se le ocurre si no se lo enseñan en algún sitio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola chema: efectivamente hay que analizar el tipo de educación que reciben en sus casas. Gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  6. Hola! Por desgracia es un tema muy serio al que no le prestamos la suficiente atención y eso, no solo por parte de profesores y padres, debería cambiar en la sociedad en la que vivimos ya que es algo que no debería permitirse en ningún ámbito, pero sobre todo no debería pasar entre los niños.
    Una entrada muy interesante.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mi tarde junto a un libro: ya lo dices tu que es un tema muy serio. Gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  7. Cierto es que ha pasado toda la vida pero hay muchas cosas que han pasado toda la vida y eso no quiere decir que esté bien permitirlas. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mi Alter Ego: tienes toda la razón. Ggracias por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  8. Creo que falta mucha educación también en los padres, que hay conductas que no se deben permitir.
    Siempre ha existido el burlarse de algo o de alguien, pero el que eso se pare es tarea de todos, lo que no se puede permitir es que haya niños que sufran tanto que lleguen al sucidio, ¿qué estamos haciendo tan mal? todos nos tenemos que implicar y no tolerar estas situaciones educando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  9. Es un problema muy grave para quien lo sufre. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susana M. debemos erradicar este tipo de prácticas. Gracias por tu visita. Seguimos en contacto

      Eliminar
  10. Es vergonzoso... y los casos que no se conocen.

    Suerte que los suricatos no vamos al cole!!!

    Ñiaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Timón: gracias por tu visita. Seguimos en contacto

      Eliminar
  11. Interesante entrada, Marta.
    Es un problema grave y demasiado frecuente contra el que tenemos que luchar concienciando dentro y fuera del aula.
    Seguimos en contacto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anabel: tenemos que trabajan conjuntamente para erradicarlo. Gracias por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  12. Muy actual esta entrada, Marta. Realmente es un tema preocupante. Me pregunto cómo serán una vez adultos estos chicos que hoy tratan con tanta saña a sus compañeros. Qué sociedad se está gestando hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  13. Me uno al "NO AL ACOSO ESCOLAR" una lacra que se está propagando a pasos agigantados y que hay que cortar ¡YA! Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charo: efectivamente hay que erradicar este tipo de prácticas. Seguimos en contacto

      Eliminar
  14. Es un problema grave, que hay que observar la situación familiar tanto del acosador y la víctima para poder llegar a posibles soluciones. A los maestros nos toca estar muy atentos en las clases, recreos y horas de salida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mirian: tienes toda la razón que debeis estar en alerta ante estas prácticas. Gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  15. Es terrible este tema, la verdad. Me gustaría pensar que yo nunca hice bullying tal y como yo lo entiendo a nadie, ni que nunca permití que lo hicieran delante mío, pero por desgracia no siempre fui lo suficientemente fuerte como para evitarlo. Creo que es un tema al que se le debería prestar especial atención: los acosadores del colegio nunca dejan de serlo después.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Holden: tienes razón que esos acosadores del cole nunca dejan de serlo. Gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  16. Es un tema gravísimo y creo, es solo una opinión claro, que una gran parte del problema está en casa. Hay que educar para que nuestros hijos no acosen y desde luego que no se dejen acosar.
    Hay que cambiar muchas cosas, y quizás responsabilizar un poco a los padres de alumnos que someten a otros a acosos extremos, quizás así se tomen en serio su labor de educadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marigem: coincido con tu apreciación porque el tema nace en casa. Gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  17. Yo es que, con las barbaridades que han ocurrido ya, no sé como aún no han tomado medidas. Veo mucho pasotismo al respecto y esto es un tema gravísimo. Creo que ejercicios en clase con un psicólogo en plan ponerse todos en el lugar del otro, y otros tipos de ejercicios para aprender la empatía, serían de gran ayuda, ya que a veces, esto es lo que falla, la falta de empatía.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anusca77: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  18. Todos los problemas hay que atajarlos de raíz, es decir ir a su origen. Del mismo modo que en una enfermedad se pueden administrar medicamentos que alivian los síntomas pero solo se logra la curación si se elimina el foco, el origen de a misma creo que en este caso hay que "atacar" los motivos que llevan a un/a niño o adolescente a acosar a un/a compañero/a.
    No soy psicólogo pero supongo que en la educación, en la concienciación de los críos ya a muy temprana edad podríamos hallar una posible solución al problema. Educar (formar) a maestros, padres e hijos. En definitiva, a toda la sociedad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep: gracias por tu visita y por tu comentario. Tienes toda la razón que es un problema de toda la sociedad. Seguimos en contacto

      Eliminar
  19. Yo sufrí acoso escolar y es durísimo levantarte cada día para ir a un sitio en el que lo pasas mal. Por alguna razón, soy fuerte y no llegué a depresiones y demás, pero indudablemente marca tu vida social de por vida, eso como mínimo.
    Así que yo también levanto mi voz CONTRA EL ACOSO ESCOLAR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Algundiacabremos: siento leer que tu sufriste el acoso escolar. Puedo entender el drama de asistir diariamente a la escuela. Muchas gracias por tu testimonio tan sincero. Me alegra leer que pudiste seguir con tu vida. Seguimos en contacto

      Eliminar
  20. Está claro que el problema es que no hay supervisión o control suficiente durante las hora del recreo o los intercambios de clase que es cuando aprovechan para que suceda todo esto... También sabemos que en muchos casos cuando el niño se atreve a denunciar a menudo se le quita importancia pensando que es "un simple juego de niños" y no se llega al fondo del asunto... Tendría que haber una mayor concienciación y control por parte de los centros para tratar de erradicar estas situaciones. Y fomentar charlas y visitas de psicólogos igual que se hace con las clases de educación sexual...

    Yo lo que observo a menudo cuando se descubre un caso de acoso, es la discordancia entre la indignación de las familias del acosado con la sorpresa del centro que a menudo desconoce los hechos... Eso no puede ser. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola soñadora: tienes toda la razón que cuando se detecta una situación de acoso todos se echan las manos a la cabeza... hay que estar atentos y erradicarlo. Seguimos en contacto

      Eliminar
  21. Totalmente de acuerdo. Siempre se centran en la figura de víctima, pero hay que empezar a preocuparse más por la figura del acosador. Fulanito se suicidó, menganita ha quedado traumatizada de por vida, pero nunca se habla de las medidas que se han tomado para reeducar a los acosadores, aunque la palabra reeducar suene tan mal. Como siempre pienso que el problema está en la base: la educación desde bebés. Un acosador no nace, se hace. Y normalmente por un mal entendimiento de los valores y enseñanzas sobre lo que está bien o está mal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola madre desesperada: gracias por tu visita y por tu comentario. Efectivamente, la educación es la clave. Seguimos en contacto

      Eliminar
  22. Qué pena me dan los casos de acoso.. Qué pena, de verdad. y qué pena los padres que se autoengañan pensando que sus hijos no son acosadores, o que no son acosados, porque hay de todo... claro que yo cuando era niña y recibí enseñanza privada, las monjas eran super estrictas. Yo si le decía a mi madre que me habían castigado, la respuesta era "algo habrás hecho", jamás mi madre fue a montar un pollo a la profesora y decirle que "mi hija no ha hecho nada". aLo que voy, que hay padres realistas y padres que viven en burbujas. Y niños que acosan y niños que sufren acoso... Qué lástima.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Buscando mi equilibrio: tienes toda la razón con tu comentario. Al final parece que todos los implicados viven al margen de la realidad- Seguimos en contacto

      Eliminar
  23. Hace poco salió una noticia de que un grupo de alumnos de psicología había creado un programa que constaba de una serie de preguntas que cada alumno respondía de forma individual, y en base a eso se recreaba un mapa de la clase y se podía ver quien estaba más excluído.
    Me parece que el tema del acoso es algo que habría que trabajar mucho, tanto con alumnos, como con padres y profesores. Además, pienso que los profesores deberían tener alguna formación sobre como actuar en estos casos y tener una lista de indicadores en los que se puedan basar para saber si el alumno sufre acoso escolar o no. De hecho, pienso que no hay nadie mejor para dar consejos a todos sobre este tema que alumnos que lo hayan sufrido.
    Es muy triste que haya tantos casos de estos, y encima en sitios en los que forman a los niños para ser personas de provecho, con unos valores determinados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dentro de mi Caos: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  24. ¿Sólo uno de cada cuatro? Yo creo que prácticamente todo alumno recibe burlas y feos en algún momento de su escolarización. Ahora bien, todo depende de hasta que punto lleguen y cuanto duren. A veces se convierten en una losa que lleva a suicidios pero ¿cuánta gente soporta esas cosas y nunca se sabe? Yo misma lo pasé fatal en los últimos años de colegio, hecho que en el instituto paró, afortunadamente.
    Una pena...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Piruli: ya leo que sufriste este tipo de prácticas y terinaron con el paso al instituto... gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  25. Es un tema que me preocupa mucho y veo no se acaba de solucionar. ¿Tenemos la culpa los adultos? ¿Por qué se intenta tapar en los centros? ¿Por qué los adultos no damos ejemplo?...
    Gracias, un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Blanca: interesantes preguntas las que planteas. Gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  26. Hay más protagonistas. Abusador, acosado, y ojo espectadores. Entre ellos hay los que callan, y los aplauden la befa o burla al acosado. No tratamos a esta mayoría de implicados. No acabaremos con esa lacra si sólo actuamos en acosador y acosado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Albada Dos: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  27. Entrada muy interesante, por desgracia tema cada vez más de actualidad. Todos debemos de poner nuestro granito y sobretodo dar ejemplo. Gracias Marta. Un saludo. Feliz semana. Seguimos en contacto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocio: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  28. Qué triste es tener que vivir así, como niño, y no enterarte, como padre. Cualquier indicio es una alerta para poder actuar antes de que sea demasiado tarde.
    Nunca es suficiente para evitarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mi padre esguapo: efectivamente, todos tenemos que estar alerta para prohibir este tipo de pr´cticas. Gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adita: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
    2. Yo creo que por parte de los colegios, en los recreos tenían que vigilar mas, hay niños que les tienen tan amenazados que se lo callan, y colegios que lo ven los profesores, y no hacen caso por eso hay que denunciar y no callar los padres si se enteran, hay colegios que encima apoyan a los mar tratadores, en vez de a los martratados

      Eliminar
  30. Hola,
    Es la primera vez que comento. Una amiga me pasó este interesante artículo sobre el acoso escolar en España.
    Eso de "en nuestro colegio “eso” no pasa. Lo mismo ocurre con los padres: “a mi hijo no le ocurre nada parecido” o “mi hijo no es un acosador”, lamentablemente también pasa en Japón.
    Muy interesante tus entradas, tienes una lectora más :)
    Un cordial saludo de una japonesa ;)
    (http://unajaponesaenjapon.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola unapaponesa: bienvenida y gracias por tu comentario. Ya leo que en Japón también hay este tipo de prácticas. Seguimos en contacto

      Eliminar
  31. No es de recibo que en la mayoría de casos se acabe por cambiar a la victima de centro escolar y los que acosadores sigan campando a sus anchas por falta de pruebas, no deja de ser la palabra del acosado contra la del acosador. Es terrible que un crío, por ser gordito, no ir a la última moda, tartamudear un poco, o cualquier otra cosa que consideren negativa, les de la opurtunidad a unos desalmados, normalmente siguiendo a un cabecilla, de meterse con estos alumnos.
    Muy buena exposición.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfred: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  32. Los jóvenes en este aspecto llegan a ser mucho más crueles que los adultos. Hay niños que son autenticas fieras, y tienen mucha maldad. Algo falla, pero el asunto es bastante delicado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafa: tienes razón que hay jóvenes que son más crueles que los adultos. Gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  33. ufff no puedo con esto..ojalá se termine con todo el acoso escolar del mundo, es tan duro. Gracias por la entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lia: ojalá tu deseo sea pronto una realidad y se acabe el acoso escolar. Gracias por tu visita. Seguimos en contacto

      Eliminar
  34. Hola, Marta. Una de mis sobrinas sufrió acoso escolar y no es el único caso que conozco. Es triste que esté tan a la orden del día. Yo creo que parte de la solución está en la educación que los niños reciben en casa.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chari BR7: siento que tu sobrina haya pasado por esa angustia. Espero y deseo que ya se acabaran ese tipo de prácticas. Gracias por tu comentario tan cercano. Seguimos en contacto

      Eliminar
  35. Con la excusa de que siempre han sucedido estas cosas se mira frecuentemente para otro lado. Más vale pasarse en las apreciaciones que quedarse corto en las actuaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macondo: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  36. Que razón tienes, no se como hay colegios que lo dejan pasar y luego tener el morro de decir que no habían visto nada antes como escurriéndose el bulto.
    La educación viene de casa y muchos padres pasan de sus hijos completamente, esos padres son los que luego dicen que su hijo nunca haría una cosa así.
    Me quedo por tu blog también!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Samantha: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  37. Educación, comportamiento, ejemplaridad en casa, en la familia ... ¿Existe? ¿Dónde empieza el problema? ¿En la tele, en el colegio, en casa, en las malas compañías?
    Buen artículo, Marta. gacen falta otros mil como éste para que sigamos esperanzados en que alguna solución es posible ... o eso creo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Hice el reblog, Marta: https://etarragof.wordpress.com/2016/03/02/cativo-dixital-yo-acuso-tu-acosas/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enrique: gracias por tu visita, por tu comentario y por tu reblog. Disfruta mucho de tus vacaciones . Seguimos en contacto

      Eliminar
  39. El acoso escolar siempre ha existido y recién ahora sale a la superficie para tratarlo en la escuela.Me parece más que interesante esta entrada, es hora que todos nos pongamos a reflexionar en el ámbito de la escuela y el hogar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola sandra Luz: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  40. La solución de este problema, como muchos otros, estaría (desde mi punto de vista) en la prevención. Para ello es fundamental la educación, tanto de los niños como de padres y profesores, para que no hagan oídos sordos ante estas situaciones.
    Tema muy interesante para hacernos reflexionar y pensar en posibles soluciones.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola escritora frustrada: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  41. El tema es más grave de lo que creemos, y bastante común. Modestia aparte, siempre tuve una percepción visual, especial, sobre pequeños detalles de acoso, y aunque a veces no eran tal, otras muchas, hemos tenido que tomar medidas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuel: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  42. Cada vez se sabe más hasta qué punto esos insultos, de niños, se decía, cosas de niños...influyen en la personalidad después.

    Hemos de educar para no ser espectadores mudos ante esos acosos y vejaciones, que no son juegos de niños, sino sufrimiento real para quien los padece.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Albada Dos: gracias por tu visita y por tu comentario. Seguimos en contacto

      Eliminar
  43. Totalmente de acuerdo con Blanca!! hay que educar en el respeto desde bien pequeños, y sobretodo con el ejemplo, no con palabras...

    el blog de renée

    ResponderEliminar